La Luz

La Luz

Imagine a hombres y mujeres en una vivienda subterránea en forma de  caverna cuya entrada, cerrada a la luz exterior, se extiende a lo largo de toda la fachada; han estado allí desde su infancia, las piernas y el cuello atrapados en cadenas, de modo que no pueden moverse de lugar, ni ver más que delante de ellos porque los eslabones les impiden mover la cabeza; la luz de antorchas encendidas iluminan un poco desde lejos sobre un altar,  brillando detrás de ellos; entre la luz de las antorchas y los prisioneros hay un pasillo elevado; a lo largo de este pasillo hay un pequeño muro.

Imagina ahora a lo largo de este pequeño muro a hombres y mujeres que llevan utensilios de todo tipo, que exceden la altura del muro y las  representaciones de los hombres, mujeres, animales, piedras y madera de todo tipo de formas;  naturalmente, entre los porteros que desfilan, algunos hablan, otros no dicen nada.

Aquí hay una extraña imagen de extraños prisioneros. Se parecen a nosotros, ¿crees tú?  Ellos no saben nada de lo que hay afuera. Ellos no piensan siquiera que hay un sol. No pueden imaginar que la luz del sol puede existir, o incluso la de la luna.

Un día, un hombre se separa de sus ataduras y se abre camino a tientas hacia la salida de la caverna. Llega a la salida, está cegado y no ve nada. Regresa a su cueva para recuperar la vista. Luego se recupera, pero allí sale por la noche a la luz de la luna. Él estaba muy asombrado de ver la belleza de esta Luz. Le gustó lo que vio. La belleza de la naturaleza, distinguió formas sin ver los colores porque era de noche. Se dijo a sí mismo, si mis amigos pudieran ver la Luz (de la luna), verían algo más que la oscuridad de la cueva. Luego regresa a su lugar en la cueva iluminada por antorchas como la luz de las estrellas, y comienza a explicar a sus amigos lo que era la Luz de la Noche. La forma de los seres y las cosas, la función de todo lo que existe. Sentir el viento sobre la piel, la lluvia y todos los géneros y la diversidad infinita que ofrece la vida. Qué bueno fue ser libre, pensar y actuar por sí mismo.

Pero sus amigos le dicen que se calle, que son fábulas, que él está loco, que es un visionario y que no quieren volverse locos como él. Lo golpean, lo encierran en una prisión para juzgarlo, a fin de que los jueces le den un severo castigo por difundir mentiras.

En prisión, les explica a los demás presos, que la libertad no se trata de salir de la prisión, sino de vivir en la Luz de la Luna comparable a aquellos que viven en la luz comparable a la de las estrellas. Un día, ellos son liberados de la prisión y juntos salen de la cueva en la noche.

Hay una luna llena. Todos se maravillan de lo que ven. Es bueno ver y discernir, entonces descubren que hay seres, familias, ciudades y sociedades organizadas. Luego, casi al amanecer, cuando sale el sol, algunos tienen miedo y regresan a la cueva.

Pero nuestro amigo aventurero, ansioso por comprender la vida, se queda allí para ver el amanecer. E sol se levanta lentamente y sus ojos luchan ante la dificultad de adaptarse, incluso él sufre por la claridad que le hace doler los ojos. Tiene miedo de perder la vista. Le toma varios días y noches adaptarse completamente a la luz del día.

Llegó el momento en que podía abrir completamente los ojos de una manera prolongada. ¿Qué vive él? El mundo en color donde él cree ver un mundo ilusorio que le da una visión sobrenatural de los seres y las cosas. Entonces, día tras día, noche tras noche él se maravilla de lo que ve, hasta que puede ver que este maravilloso mundo de luz realmente existe, que no es ilusorio sino muy real.

Luego regresa a la cueva. Al entrar, no ve nada, sus ojos se vuelven ciegos a la oscuridad. Y por un tiempo, sus ojos tienen que adaptarse a la oscuridad. Sus amigos notan su ceguera y tienen miedo por él. Pero cuando vuelve la vista, a la luz de las antorchas, les explica lo que es la luz, la de la noche y la del día. Todos los que lo escuchan dicen, mi pobre amigo, estás completamente enajenado. Tal mundo no existe. Y ellos se dicen el uno al otro, vamos a matarlo antes de que sea demasiado tarde, antes de que otros crean en él y se vuelvan locos como él.

Nosotros en nuestro mundo

La luz de las estrellas

Al igual que las personas que viven en la caverna, vivimos en la oscuridad. La luz que vemos, a pleno día, el sol, es comparable a la luz de las antorchas en esta cueva. Vivimos en la oscuridad. La luz del día es una luz invisible. En el espacio hay mucha luz  sin embargo, está oscuro.

El Redentor vino a decirnos que Él era la Luz, pero la gente de su época no lo vio, porque sus ojos no estaban capacitados para percibirlo. Que había un mundo donde la luz daba una visión a las formas y funciones, que nuestras capacidades eran ilimitadas, y que la vida era inmortal, que podíamos vivir una Vida Eterna.

Otro es el resplandor de las estrellas, otro es el brillo de la luna y otro es el brillo del sol. Diferentes son los seres telestiales (como en la caverna a la luz de las estrellas), diferentes son los seres de la tierra (como en la noche, a la luz de la Luna) y diferentes son los seres Celestiales (como el gran día abierto a la luz solar ). (1 Corintios 15: 40-41)

Inspirado por el texto: La República de Platón

Michel-Alain Lemire

Traducción al español: Martha Cecilia Torres

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *